Category Archives: Comfort Food

Atole de Guayaba

Atole de guayaba en La Dulce Vida Foto: Brenda Storch
Atole de guayaba en La Dulce Vida Foto: Brenda Storch

Jorge Galván, uno de los dueños de La Dulce Vida Nevería, nos compartió esta receta para hacer atole de guayaba, uno de los favoritos de los clientes de este establecimiento. Jorge dice que además de los ingredientes, esta receta necesita paciencia, ya que hay que mover constantemente para que el atole no se corte.

Rinde aproximadamente 2 litros

Ingredientes:

  • 1 vara de canela
  • 2 cucharadas de piloncillo
  • 200 gramos de guayaba
  • 1/2 taza de azúcar refinada
  • 5 tazas de leche
  • 2  1/2 tazas de agua
  • 2  1/2  cucharadas de masa preparada (Maseca)
  • Paciencia y determinación para mover constantemente el atole hasta que espese

Procedimiento:

  1. Pon el agua a hervir. Una vez que esté hirviendo, incorpora la canela y el piloncillo.
  2. Echa las guayabas en el agua hirviendo. Ya que abran, sácalas del agua junto con la canela.
  3. Incorpora la leche y déjala hervir.
  4. Agrega la masa a la leche hirviendo
  5. Muele las guayabas y agrégalas junto el azúcar moviendo constantemente durante 30 minutos a fuego lento hasta que espese

La Dulce Vida Nevería

2015 W. Rice St.

Melrose Park, IL 60160

La Dulce Vida: En La Esquina de México y Chicago

Barra de jugos y licuados en La Dulce Vida Nevería en Melrose ParkFoto: Brenda Storch
Barra de jugos y licuados en La Dulce Vida Nevería en Melrose Park
Foto: Brenda Storch

Find a related article in English here.

“Los clientes que nos visitan generalmente salen con más de una compra” nos dice Gregorio Hernández, uno de los dos jóvenes emprendedores detrás de La Dulce Vida en Melrose Park. Basta echarle una vista al menú para entender por qué. El concepto parte de la idea de una nevería, e incorpora en un acogedor espacio, algo para todos los gustos: desde los chicharrones y otros antojitos típicos de los carritos ambulantes (mismos que son parte de la infancia y según yo, del sistema inmunológico de todo mexicano), hasta nieves caseras, jugos naturales, licuados, atole e incluso tamales oaxaqueños (hechos por cierto con la receta de doña Clemencia). Con esta gama de opciones, es común que el que visita La Dulce Vida, venga con el propósito de procurarse un antojo y salga con otros cuantos.

Además de los sabores típicos del terruño, como  las paletas de tamarindo que tanto extraño, o el atole de galleta hecho con galletas ¨María¨, La Dulce Vida ofrece divertidas e innovadoras interpretaciones de las golosinas que hacen que mi corazón lata en español. Jorge Galván, otro de los dueños, nos explicó: “Nos dedicamos constantemente a generar nuevas ideas”. Empresario de día y artesano de noche, las ideas de Jorge no únicamente son geniales, sino también deliciosas cuando cobran vida. Una probadita del singular helado de ¨Gansito” fue suficiente para decidir llevarme al México de mi niñez a casa en un bote de a litro.

¿No te puedes decidir si quieres un pastelito o un helado? No te preocupes, el helado de "Gansito" es la respuesta. Foto: Brenda Storch
¿Pastelito o helado?  No te preocupes, el helado de “Gansito” es la respuesta.  Foto: Brenda Storch
Tamales oaxaqueños Foto: Brenda Storch
Tamales oaxaqueños en La Dulce Vida Nevería
Foto: Brenda Storch

Fui a la Dulce Vida a comprar mis tamales para el Día de la Candelaria, pero como Gregorio lo predijo, además de salir con mi dotación, también regresé a casa con paletas, chicharrones y otras delicias, incluyendo esta receta para hacer atole de guayaba. El servicio es excelente y los dueños, que son una institución en Melrose Park,  se mantienen conectados con su clientela a través de sus cuentas de Facebook y Twitter. Durante mi estancia, me sorprendió ver que Gregorio y Jorge saludaron a muchos de sus clientes por su nombre.

La Dulce Vida es un rinconcito en la esquina entre México y Chicago, y como toda buena idea, es universal. La tienda abre de lunes a domingo desde las 6:00 de la mañana.

Gregorio Hernández, Alejandra Rueda y Jorge Galván de La Dulce Vida Nevería
Gregorio Hernández, Alejandra Rueda y Jorge Galván de La Dulce Vida Nevería Foto: Brenda Storch

La Dulce Vida Nevería

2015 W. Rice St.

Melrose Park, IL 60160

La Dulce Vida Neveria on Urbanspoon

A Cup of Magic with a Hint of Baroque

Churros and chocolate at El Moro - Mexico, CityPhoto: Brenda Storch
Churros and chocolate at Churrería El Moro – Mexico, City, Mexico
Photo: Brenda Storch

     

RUTA MEXICANA

It was not by coincidence or like we say in Mexico, “de puro churro” * that Churrería El Moro was on my agenda as a place I had to check out this time.  I usually visit my family in Mexico City during the holiday season, which makes it almost impossible to make a stop at all the places I either want to go back to, or experience for the first time. This time around, I made sure to move this famous establishment to the top of my list.

I visited El Moro, like locals call it, on New Year’s Day, and I was particularly impressed to find quite a large group of people lined up outside. A look at the menu makes it clear- El Moro masters the alchemy of  churros con chocolate, and its simple menu has delighted guests for nearly a century.  Here you can find four types of chocolate differentiated primarily by thickness and degree of sweetness. These deliciously baroque concoctions have been simmering to perfection since this legendary café opened in 1935.

Churrería El Moro - Mexico City, Mexico Photo by: Brenda Storch
Churrería El Moro – Mexico City, Mexico
Photo by: Brenda Storch

The line moved quickly, and after a short wait, we were warmly greeted and escorted to a table by someone so cheerful to see me on a holiday, I almost felt like family.  I was delighted to have a front row seat to a performance, as churros were being charmed into delicate wheels of fried dough destined to vanish in a matter of seconds.

The city’s hustle and bustle are part of the décor and the overall experience of this urban, simple and non-pretentious locale: El Moro welcomes locals and tourists from all walks of life.

Growing up in a place like Mexico City, where you can find  a cathedral built on top of an Aztec building ( originally built on a lake that is no longer there), I anticipate magic whenever I visit. I have never been disappointed, and this time around, I drank magic in a cup.

*Literally translated as “by virtue of a churro” which means, “accidentally.”

El Moro, Mexico City- Mexico Photo by: Brenda Storch
El Moro, Mexico City- Mexico
Photo by: Brenda Storch
If you visit: 
Don’t be deterred by long lines if you encounter them, they move quickly. The area is busy, but generally safe. Exercise precautions you would observe in any major city. Consider getting your churros to go, as this is also an option.

Churrería El Moro

Eje Central Lázaro Cárdenas 42

Centro Histórico

México, D.F.

Tel. 55 12 0896